07. Tres funciones mentales superiores únicas del ser humano

Tres funciones mentales superiores

Solo la mente humana es capaz de lograr amor universal, desarrollo espiritual y una concentración meditativa.

Cuando estudiaba psicología, en las clases de neuropsicología nos enseñaron que los seres humanos poseemos funciones cognitivas superiores como la atención, la memoria, el lenguaje y las llamadas funciones ejecutivas como la capacidad de planificación, organización, toma de decisiones, entre otras.

Sin embargo, llamar a estas funciones “superiores” es algo que podemos poner en discusión ya que incluso los animales poseen atención, memoria y pueden también realizar funciones ejecutivas como la organización o la toma de decisiones. La excepción sería el uso del lenguaje oral y escrito, pero los animales también poseen otro tipo de lenguajes no verbales.

Los animales hacen uso de sus funciones cognitivas para lograr diversos objetivos como obtener alimentos, cazar a sus presas o encontrar refugio. Gran parte del tiempo los seres humanos utilizamos nuestras funciones cognitivas para lograr objetivos similares al de los animales, incluyendo matar a otros animales o personas. Cuando usamos nuestras capacidades mentales para estos mismos fines, en realidad no hay una diferencia significativa entre los animales y nosotros como para decir que poseemos capacidades cognitivas superiores. No importa que nuestro nivel de planificación y ejecución sea más sofisticado si el objetivo es igual de burdo.

Cómo psicólogo me siento insatisfecho al llamar a estas funciones cognitivas como “superiores”. Por lo tanto, a continuación presento una propuesta de las que considero tres verdaderas capacidad mentales superiores del ser humano. Evidentemente cada una de estas capacidades superiores hace uso de las funciones cognitivas ya mencionadas, pero la diferencia es que en estos casos, sólo y exclusivamente el ser humano pueda llevarlas al nivel que a continuación describo. Además, es imprescindible señalar que una función mental superior es aquella que se desarrolla no solo por el propio beneficio sino también para el de todos los demás.

1) Amor universal

El amor es un estado mental en el que deseamos que otra persona o ser sea feliz y tenga bienestar. Éste tipo de amor incluso lo pueden experimentar los animales hacia los seres humanos, pero por supuesto a un nivel no conceptual. Sin embargo, los animales no pueden cultivar amor de forma consciente ni mucho menos de forma universal. Sólo los seres humanos podemos de forma deliberada reflexionar y entender que es el amor conceptualmente para posteriormente generar este estado mental de forma genuina. Incluso hacia aquellos que nos han hecho daño o con quien no tenemos alguna relación directa.

Ahora bien, es cierto que muy pocas personas tratan de cultivar el amor universal de forma intencional. La mayoría de las personas consideran y experimentan el amor casi como algo involuntario, como algo que “llega” repentinamente y que solo se puede sentir hacia unas cuantas personas. Piensan así porque desconocen que el amor es una consecuencia de los estados mentales que cultivamos momento a momento y no un azar del “destino”.

Sin embargo, todos tenemos el potencial para desarrollar la capacidad mental superior de cultivar amor universal, es decir, la capacidad de desear felicidad y bienestar a todos los seres de forma imparcial. Quizás pensemos que esto es utópico, pero si pensamos así es porque aún creemos que el amor tiene que ver más con acciones externas como “estar ahí” presente para ayudar a la persona que amamos, dar ayuda material, mostrar señales de afecto, etc. Por supuesto estos son aspectos culturales que pueden estar presentes o no en el acto de amar.

Pero si entendemos que el amor es en esencia un estado mental, una intención que podemos cultivar mediante la reflexión y la contemplación, entonces deja de ser una utopía, pues nuestra mente tiene el potencial de amar a todos los seres sin excepción. Cuando una persona adiestra su mente en el amor universal desarrolla una fuerza de voluntad y energía excepcional que le permite trabajar inagotablemente por el beneficio de los demás. Imagina lo que podría lograr una madre, un empleado, un emprendedor o un político que posee esta capacidad mental superior.

2) Desarrollo espiritual

Buda explicó en el Sutra de las Cuatro Nobles Verdades que todos los Seres humanos y demás seres experimentaremos inevitablemente los sufrimientos del nacimiento, la enfermedad, la vejez y la muerte. Así como otros tipos de sufrimientos. Si bien los animales también poseen cierta consciencia de su propio sufrimiento, sólo los seres humanos podemos entender la naturaleza del mismo.

El desarrollo espiritual es en esencia un adiestramiento mental mediante el cual aprendemos a identificar, reducir y eliminar las causas y condiciones del sufrimiento y en cambio podemos cultivar las causas de la felicidad última. Sólo los seres humanos poseemos el conjunto de funciones cognitivas necesarias para desarrollar una capacidad mental tan elevada como lo es práctica espiritual.

Ningún animal puede utilizar su atención, memoria, discernimiento ni ninguno de sus agudos sentidos y demás recursos cognitivos para entender la naturaleza del sufrimiento y poder trascenderlo. Por lo tanto, considero el desarrollo espiritual como la capacidad mental más elevada a la que un ser humano puede acceder.

3) Meditación

Sólo el ser humano puede reflexionar sobre sus propios procesos cognitivos, o dicho de forma más burda, utilizar la propia mente para pensar sobre cómo funciona su mente. Esto en neuropsicología se llama metacognición. Cuando por ejemplo reflexionamos sobre nuestros propios procesos de aprendizaje, atención o memoria, estamos realizando una función metacognitiva. De todas las funciones metacognitivas la más elevada y profunda es la meditación.

Por ejemplo, en la meditación mindfulness el practicante utiliza su propia atención, memoria y otros recursos cognitivos para identificar cuando pierde la concentración. El proceso es aún más profundo cuando una persona practica la meditación dentro de un contexto espiritual, ya que implica un proceso en el que debe analizar, reconocer y concentrarse en objetos y estados mentales muy específicos que no son fáciles de reconocer, como por ejemplo, el amor universal.

El practicante espiritual también puede usar como objeto de meditación su propia mente con el fin entender la naturaleza última de esta. También podría meditar en el modo en que los fenómenos existen realmente para cultivar sabiduría. Todas estas meditaciones requieren del uso total de la inteligencia, concentración, disciplina y demás capacidades mentales del practicante.

Sin embargo, es sólo cuando el ser humano utiliza la meditación para cultivar amor, sabiduría y otras mentes virtuosas por el beneficio de los demás que se convierte en la capacidad mental más elevada y profunda a la que puede acceder. Si se utiliza la meditación meramente como una herramienta de relajación o como mera curiosidad intelectual, es imposible acceder a su verdadero potencial.

Me es imposible profundizar lo suficiente en cualquiera de estas tres capacidades mentales superiores en unos cuantos líneas. Sin embargo, si esto ha despertado tu interés en estos temas, te recomiendo estudiar psicología budista. Podemos llamarla psicología porque el budismo estudia la mente. Solo que considero que de forma mucho más profunda que la psicología moderna. Esto es lógico, pues le lleva de ventaja aproximadamente 2,500 años de estudio. Les comparto algunos libros de psicología budista que pueden leer para entender la mente en su potencial más elevado.

– Cómo Comprender la Mente: la Naturaleza y el Poder de la Mente
– Budismo Moderno
– Como Transformar tu Vida
– Nuevo Corazón de la Sabiduría

La psicología moderna cada vez más integra el estudio de la meditación mindfulness, así como muchos otros aspectos del budismo como la compasión, el no apego, entre otros. Si bien la psicología moderna no profundizan tanto como el budismo es muy accesible a todos y puede ser utilizada de forma clínica.

Les comparto un estudio científico que publiqué sobre los beneficios de la práctica de mindfulness:

Efecto de una intervención basada en mindfulness en no apego, estrés, ansiedad y depresión.

Y si te interesa el aspecto científico de mindfulness te invito a mi Curso de Introducción a Mindfulness. Un curso gratuito que consta de videos y ejercicios descargables que puedes hacer en línea a tu propio ritmo.

Redes
IG
In
Tw
Fb

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin

Suscríbete a mi blog